.

Guía de confort de The SofaShop

El confort es un concepto subjetivo y ambiguo, ya que no hay dos personas iguales y cada individuo puede encontrarlo en un tipo de sofá distinto. El objetivo de esta guía es establecer unas bases para que cada uno pueda identificarse con el concepto de confort que más se ajuste a su realidad, personalidad y estilo de vida.

Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de elegir un sofá es el tipo o tamaño del mismo.

- El sofá de una plazao sillón es ideal para amueblar estancias pequeñas o espacios personales para el descanso individual, como un rincón de lectura, una zona de relax en el dormitorio o en el salón frente a un ventanal.

- El sofá de tres plazases el más habitual en los hogares por su versatilidad y adaptabilidad a distintos ambientes. Lo más común es combinar un sofá de este tipo con uno o dos sillones o butacas o incluso con uno de dos plazas si el espacio lo permite.

- El sofá con chaise longueconsiste en un sofá con un extremo más largo a la izquierda o derecha para poder estirar las piernas. Es una combinación entre comodidad y glamour que cada vez tiene más presencia en estancias amplias. Además, el diván extra puede funcionar como una cama improvisada para invitados inesperados y algunos modelos incluyen un espacio de almacenamiento muy útil debajo de la Chaise longue.

- El sofá modulares el más personalizable y el que más permite jugar con el diseño del mismo, por ello se le suele atribuir a personas con una personalidad muy creativa. Aportan dinamismo y permiten crear diferentes estilos a la hora de decorar un salón. Las secciones de este tipo de sofás permiten integrarse y separarse en función del espacio que vayan a ocupar. Es habitual encontrar modelos que integren pufs, que aportan un extra de funcionalidad a la estancia.

- La rinconeraes similar a un sofá en L, con la diferencia de que sus lados poseen la misma longitud y forman un ángulo que se encaja perfectamente para aprovechar cualquier rincón de la casa. Resulta acogedor y agradable en espacios amplios y es ideal para familias o grupos numerosos.

Sofás con relax

Para añadir un plus de comodidad al final del día, puedes optar por un sofá o butaca con sistema de relax. Estos pueden ser motorizados o manuales y son especialmente convenientes cuando deseamos cambiar de posición tan solo activando el mecanismo, pudiendo así estar más reclinados, con las piernas en alto, con las lumbares más protegidas, etc… El sistema de relax no es exclusivo de los sofás de piel, se puede adaptar a cualquier otro tipo de sofá o sillón.

La densidad y el material:


Existen dos elementos principales que determinarán que un sofá resulte o no cómodo dependiendo del nivel de firmeza preferido por el usuario.

- El material con el que se ha fabricado el relleno del respaldo.

- La densidad de la espuma del asiento, que determina el tipo de sentada.

Cuando hablamos de materiales de relleno, por lo general nos referimos a la espuma. Hay distintos tipos de espuma y en The SofaShop solo trabajamos las de la mejor calidad, que garantizan el buen retorno y resistencia de la misma. La densidad de la espuma HR debe oscilar entre los 30 y 35 kilos por metro cúbico para sentadas firmes y 25 para sentadas más suaves.

Dependiendo del relleno de los cojines del sofá, el tipo de sentada del sofá puede ser firme o suave.

- Sentada firme

Los sofás de sentada firme llevan una espumación básica y de alta densidad para ofrecer una sentada cómoda y compacta. Esta firmeza es ideal para quienes buscan un relleno consistente y firme, pero que permita relajar la zona lumbar.

- Sentada suave:

Los sofás con sentada suave llevan una espumación de alta densidad combinada con espumación muy suave para garantizar esa sujeción sin renunciar al confort. Este sistema de acolchado aporta resulta menos denso que el anterior, pero no compromete la salud lumbar.

Espacios pequeños: el fondo del sofá y el reposabrazos.

Lo habitual es que el fondo del sofá tenga unas dimensiones determinadas, de 90 a 100 centímetros generalmente, pero existe la posibilidad de reducirlo hasta 80cm si contamos con un espacio pequeño sin renunciar la confort. Lo mismo ocurre con los reposabrazos de determinados modelos, que pueden disminuir su tamaño para que el sofá quepa de forma idónea en apartamentos pequeños.

¿Qué hace que un sofá sea cómodo?

La forma que tiene el cuerpo de acoplarse al sofá nos dicta el nivel de confort que vamos a obtener de él. Las caderas no deben quedar más hundidas que las rodillas, ya que incorporarse supondría un esfuerzo. Los pies deben llegarte al suelo cuando apoyas la espalda dejando los riñones protegidos en el respaldo y el reposabrazos debería quedar a la altura del codo y no más bajo. La cabeza debería quedar

Suscríbete a TheSofaShop

Suscríbete ahora a nuestra newsletter de forma sencilla

Ya tienes 5 muestras en el carrito

La muestra ha sido añadida al carrito

La muestra ha sido eliminada del carrito